El reduccionismo y el arte

Entiendo por reduccionismo considerar a la Ciencia como fuente absoluta de verdad sin tener en cuenta que el método científico tiene limitaciones e insuficiencias. Por ejemplo, sabemos que mediante la introspección y el autoanálisis el individuo descubre áreas de sí mismo inaccesibles a la observación, al empirismo, la demostración científica, y existen preguntas incontestables mediante la metodología auspiciada por la Ciencia.

El reduccionismo lleva a conceptualizar el Arte de manera inconsistente, con insuficiencia que lleva afirmaciones precarias que repercuten negativamente en el natural fluir de la creación. Estas afirmaciones hechas por un conocido comentarista de bellas artes  expresan claramente lo que queremos decir:

“No existe, realmente, el Arte. Tan sólo hay artistas. Estos eran en otros tiempos hombres que cogían tierra coloreada y dibujaban toscamente las formas de un bisonte sobre las paredes de una cueva; hoy, compran sus colores y trazan carteles para las estaciones del metro. Entre unos y otros han hecho muchas cosas los artistas. No hay ningún mal en llamar arte a todas estas actividades, mientras tengamos en cuenta que tal palabra puede significar muchas cosas distintas, en épocas y lugares diversos, y mientras advirtamos que el Arte, escrita la palabra con A mayúscula, no existe, pues el Arte con A mayúscula tiene por esencia que ser un fantasma y un ídolo”.( (Ernst Hans. La historia del arte)

El crítico analiza de forma muy circunscrita, se atiene a una visión simplista y de tosca concreción. No contempla el Universo de forma sublimada, ni tiene en cuenta el diseño en todas las especies naturales (del que hablaré en mi próximo libro “Los Cuatro Autores Imaginarios”), soslaya  la belleza implícita del paisaje, del mar, del Universo, del mundo infinitesimal… No repara en la  biunívoca o correspondencia entre el observador y lo observado, ni en el inconsciente, ni en los muchos símbolos que contiene cualquier obra de arte.
 
El Arte está implícito en las cosas existentes; el artista lo descubre y maneja empleando el efugio de la imaginación, la fantasía, el simbolismo, la abstracción… Dicha idea necesita estudio y estar imbuida de forma emocional e intelectual.

Texto del libro de Mario Simbio  Percatación.

 

 

 

Pintura

Dongen



Visit Us On Facebook