COLONIALISMO CULTURAL

En   lengua nativa y doméstica hemos aprendido a pensar y expresarnos. Con ella mantenemos conceptos y aserciones fundamentales y, por tanto, es el sustento natural de nuestro pensamiento (no todos estamos dotados para adaptar nuestras ideas y manifestarlas en lenguajes extraños).
La cultura de los pueblos tiene aspectos irrenunciables porque son como ecosistemas donde se desarrollan ciertas peculiaridades humanas valiosas para el resto de la humanidad. En la evolución cultural, al igual que pasa con la evolución natural, la invasión de un ecosistema por elementos procedentes de otro puede destruirlo.  
 Imponer una lengua que no sea la vernácula, por cualquier método de educación u otro medio, es una intromisión extraña y perjudicial para la cultura de cualquier pueblo. Implantar el inglés –aunque sea como lengua secundaria- es facilitar la introducción en nuestra cultura mediterránea de otra anglosajona. Es una colonización que afecta a un modo de pensamiento de evolución milenaria. Un lastre y una exigencia cultural injusta porque no tiene contrapartida, a los anglosajones no se les exige el aprendizaje de nuestro idioma.
Por otro lado, una lengua viva, introducida en culturas diferentes, va a tener distinta evolución en cada una de ellas, y no cumplirá con el propósito de entendimiento común. Por ejemplo, el español hablado en las distintas naciones americanas difiere cada día más entre sí y entre el original hablado en España.  Este, a su vez, se distingue notablemente del lenguaje de siglos atrás; los idiomas tienden a unificarse (como el spanglish, proferido por los hispanos en Estado Unidos) y diversificarse (del latín surgieron diversas lenguas, entre ellas el español).
 No estoy en contra de la poliglotía. Los individuos con estas facultades son los que deben establecer los puentes interculturales. Pero si buscamos un lenguaje universal, un medio que nos permita entendernos en cualquier parte del mundo, necesitamos un idioma no culturizado, aséptico, invariable a través del tiempo y fácil de aprender por cualquier humano sin importar su procedencia. Solo puede conseguirse si tiene carácter estrictamente científico, con reglas perfectamente precisadas, de arraigo definitivo y con vocablos de significación deducible e invariable.  (Por ejemplo, a partir de una o varias ecuaciones matemáticas). Sería un lenguaje válido para las cuestiones concretas, las abstractas tienen el mejor medio expresión en los idiomas vernáculos. También hay que tener en cuenta la importancia de los traductores electrónicos

El esperanto, pese a su significativo intento, no es idioma con las características que apunta

mos”.

Del libro de Mario Simbio Pensamiento Anticuado. Para bajarlo o consultarlo pincha aquí.

 

 

Pintura

stjernschantz



Visit Us On Facebook