UNA SOCIEDAD SUPERIOR – 4

TEXTO FUTURISTA EXTRÍDO DEL LIBRO DE MARIO SIMBIO PENSAMIENTO ANTICUADO 

LA EDAD DE LA MADUREZ

PERIODOS DE PROFUNDA INTROSPECCIÓN

Empieza a los sesenta y cinco años y dura mientras el individuo goce de salud, realice actividades intelectuales y tenga dinamismo vital. Son periodos de profunda introspección, de estudio y práctica de carácter científico, de tareas culturales y de culminación de todo tipo de trabajo.

Las experiencias vitales e introspectivas, adquiridas por las personas maduras, se divulgan preferentemente en conferencias interactivas dirigidas a los más jóvenes.

Todo tratado, plática, teoría, definición o enunciado tiene registro audiovisual electrónico al que se accede fácilmente mediante el artilugio denominado Liberancia (ver pág. 109). También se obtiene al instante la opinión mayoritaria sobre cualquier tema cuestionado. Y este dictamen mayoritario rige a todas las comunidades del planeta.

Una persona interesada por cualquier materia tiene acceso fácil y entendible a la información existente. La imagen de un profesor electrónico con múltiples sistemas de enseñanza se hace patente en la vida de cualquier humano.

EL TESTAMENTO EXISTENCIAL

El hombre o mujer en edad de madurez realiza el testamento existencial. La experiencia introspectiva debe ser comunicada.  Existen diversos métodos de exposición:

* Test.- Mediante preguntas convenidas y debidamente estudiadas, el individuo expones con sus respuestas las líneas generales de su trabajo introspectivo.

* Glosa.- Documento donde se presenta y se comenta la propia labor de autonálisis e introspección con apartados generales y particulares.

* Tesis.- Testimonio minucioso producto de la autoobservación e introspección rigurosa, donde son analizados: estados de conciencia, vislumbres, intuiciones, sueños, percepciones y preguntas autoplanteadas.

* Memorial.- Registro pormenorizado con fechas, lugares y circunstancias, escrito a modo de diario, de la actividad introspectiva del autor. Con análisis disciplinado del constitutivo de la realidad interna.

El conocimiento científico, la experiencia introspectiva y autoanalítica se mantienen distanciados. La Ciencia y el arte de la introversión marchan por vías distintas. Un conjunto de datos procedente de la introspección y el autoanálisis marca un posicionamiento existencial que tiene su propio ámbito y dimensionalidad, y no guarda relación –ni tiene por  qué– con las verdades establecidas por la Ciencia. Muchas personas maduras dedican tiempo a la investigación básica. Prestan este servicio, por afición y por vocación a la Ciencia pura. En manos de esta gente predispuesta está el estudio de las áreas del conocimiento que no tienen utilidades inmediatas.

 Los grandes esfuerzos de investigación están al servicio de los intereses generales de toda la Humanidad orientados a proporcionarle la mejor vida posible. La Ciencia, por ser una creación humana consagra todo sus esfuerzos de investigación a fines humanísticos.

LA ANCIANIDAD

La etapa final de la vida se realiza, como ya se ha dicho, en los llamados hogariles apoteóticos. Los ancianos con problemas de motilidad o con enfermedades avanzadas son internados en estos lugares aptos para proporcionar cuidados especiales, agradable estancia y una muerte feliz. La alegría de vivir debe ser sentida por todos hasta los últimos momentos. La fase terminal de la vida está enmarcada por:

* Excelentes cuidados paliativos, donde se combate el dolor por todos los medios, sin ninguna restricción. * Relación con la juventud, que aporta la alegría y la asistencia.

* Contacto con la naturaleza, dentro de lo posible. Los hogariles están rodeados de bellos jardines e invernaderos que cumplen esta función, incluyendo los más agradables sonidos naturales.

* Panorama de acuerdo con el gusto del moribundo, que lo sitúe dentro de sus más bellos recuerdos y fantasías. Para ello, se utiliza la realidad virtual.

* Música preferida.

* Rememoración de la experiencia introspectiva, realizada de múltiples formas, desde introspecciones guiadas por sicólogos especializados, hasta ceremonias reconducidas por personas jóvenes.

* Ambiente apacible. El medio que rodea a estos enfermos terminales es de exquisita calma. No se sienten solos, siempre hay alguien junto a ellos.

La Ciencia humanista proporciona numerosos elementos de comodidad: camas tecnológicas que impiden el llagado, artificios que ayudan a moverse, ingravidez si fuera necesaria para aliviar dolencias, robots que reflejan en todo momento el estado general del enfermo y administran fármacos…

Existe el propósito, generalizado y entusiástico, de vivir la mejor vida y hacer de la muerte un acto supremo de exultación.

 

 

 

Pintura

Osbert



Visit Us On Facebook