El principio de Puk

En el libro El Zoquete Perfecto el autor sintetiza los largos procesos que originan un estado-nación-gobierno valiéndose de un relato. Mediante la sugerencia evita adentrarse en la complejidad del tema y, al mismo tiempo, abre la puerta a una comprensión sencilla.


                                                                       

EL PRINCIPIO DE PUK
(Exposición del origen del Estado-gobierno- nación apartada de la visión oficialista, empleando una ficción ocurrida hace quince mil años en un lugar indeterminado del planeta).
EL COMIENZO
Nadie diría que Puk fuera un hombre feliz. Las difíciles condiciones de su existencia exigían vigor, fuerza, corpulencia. Él era físicamente débil. Los fornidos tenían mayor éxito en la caza, en la lucha, con las mujeres…. Circunstancias que determinaron una jerarquía en la que él no tuvo rango. Despreciado y, frecuentemente, golpeado por sus rivales optó por relacionarse con otras víctimas, especialmente ancianos y mujeres. De los viejos adquirió muchos conocimientos y ayudó a las mujeres en sus tareas de recolección. Estas relaciones compensaron, en gran medida, su desventaja; posibilitando que sus dotes de observación se agudizaran e hiciera notables descubrimientos: si las semillas eran el origen de la plantas, sembrándolas convenientemente en cantidades y fechas favorables, se podrían obtener cosechas a voluntad; determinadas hierbas ingeridas o aplicadas al cuerpo curaban enfermedades y sanaban heridas (hallazgo que hizo al buscar alivio a las lesiones que, frecuentemente, le producían sus rivales). Primeramente, empleó este remedio con las mujeres – igualmente golpeadas de manera habitual-. Luego, extendió sus cuidados a los heridos en luchas y cacerías.
EL RESPETO
Con el tiempo, consiguió consideración y miramiento de todos los miembros de la tribu. La sabiduría de Puk comenzó a ser una nueva fuente de poder. Inevitablemente, entró en conflicto con el jefe tribal cuya soberanía se sustentaba en la fuerza física. Advirtió el peligro y, por prudencia, se alejó de la tribu. Allí donde fuera la gente iba en su búsqueda. Tenía seguidores leales dispuestos a luchar por él. El enfrentamiento fue inevitable. Consciente de sus limitaciones – pugnar significaba perder-, ideó una estratagema.
EL TRIUNFO
Alertado por una de las concubinas del jerarca de que éste planeaba su muerte, anunció con solemnidad: “Morirá antes de hacerme un solo rasguño”. Se sirvió de la mujer para envenenarle la comida. (Conocía la toxicidad de algunas hierbas. Había observado como la ingestión producía la muerte).Con la avisada defunción del jefe sobrevino un gran temor. Puk, sin proponérselo, fue aclamado como sucesor. El nombramiento desarticuló la estructura tribal. Las explicaciones dadas sobre el ignoto poder de Puk causaban terror. La lucha por la sobrevivencia de estos seres primitivos, les había enseñado que la muerte acaece   por la acción de un enemigo, sea hombre o animal. Si ocurriera por accidente o enfermedad, sería la agresión de un desconocido e invisible adversario. La posibilidad de un pacto entre Puk y ese oculto enemigo preocupaba y atemorizaba a todos. Este miedo ignoto hubiese sido una garantía de poder de no haber sucedido un inopinado contratiempo: el ataque de una tribu vecina que produjo numerosos muertos y heridos. La nueva autoridad había descuidado la vigilancia colectiva. El ignoto poder era abatible por el enemigo.
LAS DIFICULTADES
Puk sobrevivió al asalto. La debilidad lo había hecho experto en fugas. Pero su vida y posición peligraba. Si no aseguraba la defensa, su jefatura sería cuestionada y eso fue lo que sucedió. Convincente explicó lo ocurrido con este argumento: “El ignoto poder me ha protegido, por eso no he muerto en el combate. Si queréis su amparo deberéis hacer lo que yo os diga”. Luego invitó a todos a propiciarlo mediante un acto que incluía danzas y comidas rituales. “Nosotros sobrevivimos porque sabemos combatir” Fue la respuesta de los supervivientes hostiles. No quedaba otro remedio, recurriría, nuevamente, al veneno. Sus aliadas las mujeres le ayudaron. Los rivales fueron, paulatinamente, eliminados. Volvió a ser dueño de la situación.
LOS CAMBIOS
Buen observador, en los años en que estuvo relegado, hizo provechosos reconocimientos que le sirvieron para conseguir mejoras para su pueblo, poniendo énfasis en aquellos aspectos donde sufrió mayor desarraigo. Mejoró el estatus de las mujeres, prestigiando la maternidad y exigiendo a los varones responsabilidad ante sus hijos. Transformó el poder físico individual en potencial colectivo formando un primario ejército. Sus triunfos fueron concluyentes. Las tribus rivales fueron diezmadas o dominadas; la jerarquía del fuerte se subordinó al nuevo orden. El ejército se ocupó de la vigilancia colectiva dando lugar a un relajado ocio que se empleó en hacer cultura: conversación, artesanía, cantos, danzas, etc. Por otro parte, Puk fue muy solicitado, le pedían remedios para las enfermedades, información sobre los orígenes, la naturaleza, la muerte, el dolor…etc. Para atenderlos fue delegando funciones entre sus allegados. Se gestaron nuevas jerarquías basadas en fidelidad, funcionalidad y habilidad para desarrollar diversas labores. Estos rangos, a su vez, eximían de ciertas tareas inadecuadas para débiles: ir de cacería, hacer la guerra, practicar la lucha, etc. Por primera vez en una sociedad, los canijos tenían oportunidades. Siguiendo las indicaciones de Puk, dio comienzo una pequeña agricultura permitiendo, con el tiempo, el asentamiento de un numeroso grupo de personas. Se aplicó una incipiente medicina. Sus consejos se hicieron normas y, posteriormente, leyes. Podríamos decir que fue el primer instructor con reglas y preceptos; el galeno primigenio con método de curación; el juez inicial al juzgar mediante leyes establecidas.
LA POSTERIDAD DE PUK
Al morir el gran jefe Puk, dos poderes rivalizaron para ocupar su vacío: el militar y el intelectual (formados por los grupos adiestrados por él). Los militares necesitaban la estrategia, imposible sin intelectualizar a los mandos. Igualmente, existía el temor al ignoto poder. Por otra parte, los intelectuales, sin ejército, serían débiles oponentes a cualquier ataque exterior. El entendimiento era inevitable. La resultante de ambas fuerzas fue la elección de un jerarca que aglutinara características de unos y otros: un militar iniciado en las ciencias de Puk. Pero la tensión volvió a la muerte de este guerrero instruido y sus sucesores. Con el tiempo, la jefatura se hizo hereditaria.
LA SOLEDAD DEL SOBERANO
Estos monarcas estaban forzados a la soledad. Cualquier preferencia por un bando -militar o intelectual era peligrosa. Había que rodearse de gente que no despertara sospechas y experta en el divertimento. Abundaron los aspirantes dispuestos a competir por  los favores reales. Las preferencias originaron un escalafón. Para ascender eran imprescindibles: fidelidad, ingenio, belleza, simpatía y fortaleza de ánimo para soportar los caprichos reales. Se obtenían gratificaciones como participación en placeres cortesanos, prestigio social, esclavizar a prisioneros de guerra, derechos de propiedad sobre terrenos de cultivo o zonas de caza, etc. El número de pretendientes, en continuo ascenso, generó nuevos conflictos. Se logró la estabilidad también con la herencia: los privilegios se transmitieron de padres a hijos. Había nacido la aristocracia. El cambio de mentalidad, impuesto por Puk también benefició a la generalidad pero a menor nivel. Por ejemplo, aumentaron los trabajos artesanos, mejoró la agricultura, se generalizó la fabricación de armas y herramientas, etc., pero bajo la dependencia y subordinación al jerarca y su corte. Eso no impidió que el pensamiento colectivo se ampliara llegado el día en que lo instruido por Puk fue insuficiente. Su historia se tergiversó con imaginarias hazañas y supuestas enseñanzas destinadas a preservar el sistema establecido. La cultura se tornó enigmática, comenzó a entenderse de varios modos y admitir distintas interpretaciones dando motivo de duda. Las bases que la forjaron se volvieron ambiguas originando abstracciones. Eso no evitó que nacieran nuevos Puk y que otros pueblos tuvieran los suyos…

 

La obra de Mario Simbio puede ser consultada y leída pinchando aquí.

 

Pintura

Previati



Visit Us On Facebook