NO CREO EN ESTAS COSAS

Siempre me ha apasionado lo concerniente a la posteridad de esta vida. Pero cuando la planteo mis interlocutores se muestran incómodos y desvían la conversación. Es sorprendente la habilidad que se hace gala en cualquier tertulia para sortear cuestiones relacionadas con la trascendencia del ser humano. Se evita abordar el tema “porque es asunto sin sentido para una persona culta” o “porque es carroña que alimenta a supersticiosos, charlatanes o ingenuos parapsicólogos obstinados en demostrar algo científicamente inviable”. Sin más explicación se concluye de forma lacónica y tajante con “yo no creo en esas cosas”.

¿Qué es más absurdo, el considerar tal posibilidad o la infundada suspicacia que genera?

En este aspecto de la vida es donde el Poder, el Estado y el Sistema ha realizado la mayor afinación y depuración de su fuerza moral, cambiando criterios a conveniencia: antaño patrocinaba paraíso para los difuntos, hoy en día craso materialismo para lo vivos y ninguna posibilidad existencial para el ciudadano muerto.

Mario Simbio

Basado en un texto del libro “Sueños Vigilativos”. Para consultarlo o bajarlo pinche AQUÍ

Pintura
Aivazovsky



Visit Us On Facebook