RESIDUOS MOLESTOS

La presencia de los viejos ya no es sabia ni entrañable. Se ha convertido en un residuo molesto para esta juventud que prematuramente dirige. La tontuna de estos  dirigentes es amplia, osada e inexperta, sus programas de actuación llevan este sello:
* A muchos ancianos se nos inscribe en las universidades para darnos los títulos que no nos concedieron en la juventud ¿Con qué objetivo si no vamos a tener oportunidad de ejercer? Tal vez nos reeducan para que permanezcamos callados.
* Se nos recluye en lugares inadecuados donde el buen trato no está garantizado.
* Se nos hace viajar en el tiempo con prácticas juveniles e impropias, posiblemente para inhabilitarnos mentalmente. Por ejemplo con bailes de salón.
* Nos regresan a la infancia dándonos tratamiento de niño, con lo cual nadie nos toma en serio.
* No existen instituciones como consejos de ancianos cuyas opiniones deberían tenerse en cuenta.
* No hay profesiones propias de viejos, como podrían ser: cuentacuentos en escuelas de niños; conferenciantes en las universidades como testigos presenciales de hechos pasados, trabajos introspectivos y de pensamientos finales.
* No existen adiestramientos para personas mayores que les lleven a aceptar su próximo fin y les ayuden a morir dignamente. Ni un retiro existencial que facilite el trance, ni psicólogos preparados que los asistan en las últimas etapas de la vida”.

Textos del libro “La Alegre Ignorancia” de Mario Simbio. Para consultarlo y bajarlo pinche aquí.

 

 

Pintura

Milioti 



Visit Us On Facebook